Archive Page 2

Mono de deporte

En julio me lesioné la rodilla, lo que me ha obligado a estar todo el verano en dique seco. Correr, pádel, Aikido, todo en suspenso. Pero parece, que finalmente, tras varios altibajos, los ejercicios de rehabilitación, con un poco de bicicleta y algunas caminatas están haciendo que la cosa mejore.

De momento descarto el pádel o correr por el riesgo que conllevan para la rodilla. Creo que seguiré con la bicicleta y andando, eso si subiendo progresivamente el nivel de esfuerzo. Retomaré en principio la esgrima en breve y para principios de año espero poder también continuar con el Aikido.

Claro, todo esto siempre que me lo permitan todas mis obligaciones actuales y las nuevas que tendré el año que viene 😉

Battle of Westeros (Batallas de poniente)

Battle of Westeros

Finalmente me he decidido a pillarme este juego del que llevaba detrás un tiempo. La verdad es que la gente habla muy bien de el. Espero poder probarlo en breve y comentar algo más.

Hombres Quebrados

“A los bardos les gustan las canciones de hombres buenos que se ven forzados a saltarse la ley para combatir a un señor malvado, pero la mayoría de los bandidos se parecen más a ese Perro rabioso que al señor del relámpago. Son hombres malvados, instigados por la codicia, amargados por la vida taimada; desprecian a los dioses y sólo se preocupan por sí mismos.
Los hombres quebrados pueden ser igual de peligrosos, pero también son dignos de compasión. Casi todos son gente sencilla, hombres del pueblo que nunca habían estado a más de media legua de la casa en la que nacieron hasta que un día, un señor cualquiera se los llevó a la guerra. Mal vestidos y mal calzados, marchan tras sus estandartes, a veces sin más armas que una guadaña o una hoz, o una maza que se han hecho ellos mismos atando una piedra a un palo con tiras de cuero. Los hermanos marchan con los hermanos; los hijos, con los padres; los amigos, con los amigos. Han oído las canciones y las anécdotas, así que caminan con el corazón anhelante, soñando con las maravillas que verán, con las riquezas y la gloria que conseguirán. La guerra les parece una gran aventura, la mayor que vivirá la mayoría de ellos. »Luego prueban el combate. »Algunos se quiebran nada más probarlo. Otros aguantan años, hasta que pierden la cuenta de las batallas en que han intervenido, pero alguien que sobrevive a cien combates puede quebrarse en el ciento uno. Los hermanos ven morir a sus hermanos, los padres pierden a sus hijos, los amigos ven a sus amigos tratar de volver a meterse las tripas después de que los haya rajado un hacha. »Ven caer al señor que los llevó allí y, de repente, otro señor les grita que ahora lo sirven a él. Reciben una herida y, cuando todavía la tienen a medio curar, reciben otra.
Nunca tienen comida suficiente; el calzado se les cae a pedazos de tanto caminar; la ropa se les desgarra y se les pudre, y la mitad se caga en los calzones porque ha bebido agua que no era potable. »Si quieren unas botas nuevas, una capa más caliente o, tal vez, un yelmo de hierro oxidado, tienen que quitárselo a un cadáver; no tardan en robar también a los vivos, a los aldeanos en cuyas tierras luchan, a hombres como los que eran antes ellos mismos. Les matan las ovejas y les roban las gallinas, y de ahí a llevarse también a sus hijas sólo hay un paso. Y un día miran a su alrededor y se dan cuenta de que todos sus parientes y amigos han desaparecido, de que luchan al lado de desconocidos y bajo un estandarte que ni siquiera identifican. No saben dónde están ni cómo volver a su hogar; el señor por el que luchan no sabe cómo se llaman, pero ahí está siempre, gritándoles que formen una línea con sus lanzas, sus hoces, sus guadañas, para defender la posición.
Y los caballeros caen sobre ellos, hombres sin rostro envueltos en acero, y el retumbar de su ataque parece llenar el mundo… »Y el hombre se quiebra. »Da media vuelta y huye, o se arrastra entre los cadáveres de los caídos, o se escabulle en plena noche y busca un lugar donde esconderse. A esas alturas, los hombres quebrados ya ni piensan en volver a casa. Los reyes, los señores y los dioses les importan menos que un trozo de carne medio podrida que les permita vivir un día más, o un pellejo de vino agrio con el que ahogar sus miedos unas horas. Viven de día en día, de comida en comida; son más animales que humanos. Lady Brienne no se equivoca: en estos tiempos que corren, los viajeros deben cuidarse de los hombres quebrados, y temerlos… Pero también deberían compadecerlos.”

Extraído de Festín de Cuervos.
Cuarta novela de la saga Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin

Un año

Hoy hace un año que empecé a practicar aikido en Las Gabias. Solo puedo decir que este año me ha devuelto la ilusión por hacer aikido. Ha sido un año duro e intenso, con alguna lesión que me ha fastidiado un poco pero con muchísimas satisfacciones. Muchas gracias a mi maestro y a mis compañeros, por darme la oportunidad de aprender con vosotros.

La experiencia con el tiro con arco

Como comentaba en la anterior entrada, este fin de semana me he acercado a probar el tiro con arco. La experiencia ha sido muy buena, me ha parecido divertido y eso, que al ser solo una prueba, no era posible hacer un recorrido “de bosque” y simplemente hicimos tiradas contra una diana, desde una pequeña explanada. El enfoque, muy tradicional, con arcos sin ninguna parafernalia, más complicado acertar al principio, aunque bastante cercano a lo que quería probar. El sitio, realmente impresionante, con unas increíbles vistas de la vega de granada y dentro de un paraje bastante bonito.

¿Voy a seguir? Pues lo tengo que meditar, porque aunque es un deporte, que no necesita una gran inversión inicial de dinero para material (para empezar), tiene como handicap la cuota de inscripción en el club, que al ser 2 personas, se duplica, a lo que hay que sumar las correspondientes licencias. Total que necesitaríamos alrededor de unos 500 euros para inscribirnos en el club y ahora mismo es un pelín complicado disponer de ese dinero, para algo que aún no sabes si te va realmente a gustar y te vas a dedicar a ello.

Tiro con arco

Este próximo fin de semana, si el tiempo acompaña, espero poder acercarme al club de tiro con arco de Alfacar. A parte de conocer el club, me gustaría probar a tirar un poco. Hace años hice unas pocas clases de iniciación de las que apenas recuerdo nada, y por determinadas circunstancias, tuve que dejarlo. Me quedé con el gusanillo, y espero que el momento sea propicio para dedicar algún que otro rato a esta actividad.

En este caso, la modalidad practicada en el club es la de tiro en bosque. A diferencia del tiro en sala, aquí se realizan distintas tiradas, desde diversos puntos marcados en un recorrido a través del campo. En este caso, además de dianas, se suelen utilizar siluetas 2D o 3D que representan animales (no os preocupéis no tengo la más mínima intención de ir de caza). En cualquier caso, tanto el concepto como el material suele ser bastante más tradicional de lo habitual en salas o competiciones de tipo olímpico.

Ya os pondré un pequeño resumen de la experiencia.

Fin de año

Aunque tenga el blog completamente abandonado, no quería cerrar el año sin escribir una pequeña entrada resumen.

En lo personal ha sido un año extraño, porque aunque realmente no ha habido apenas cambios para mi, en mi entorno si han pasado muchas cosas y al final uno es también sus circunstancias. Ya se sabe, que en un año como este, con la crisis, quien más y quien menos ha tenido momentos de incertidumbre. Esperemos que este próximo año sea un poco más relajado en este aspecto. Además ha sido un año de embarazos y niños, enhorabuena a todos los premiados, y a los que están por recibir el precio.

No me quería proponer muchos objetivos para este año pasado, porque luego siempre aparece esa dichosa tendencia a no cumplirlos. Finalmente si he conseguido leer más, aunque no he llegado a los 50 libros previstos. Espero este año leer bastante, pero voy a priorizar calidad a cantidad. Justo en enero me decidí a volver al Aikido y puedo decir que estoy realmente satisfecho con la decisión. Este año el aikido me ha aportado muchísimo y lo he disfrutado realmente. Creo que será uno de mis propósitos para este próximo año será practicar mucho más, para seguir progresando en lo posible. Tampoco descarto practicar alguna nueva actividad (tengo en mente el kendo o el tiro con arco). Ya se sabe que practicar nuevas actividades rejuvenece. En el plano personal o laboral no me pongo objetivos. Las cosas vendrán como tengan que venir.

Espero que para vosotros haya sido un buen año y que por supuesto el próximo sea aún mejor.


Twitteando

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

noviembre 2018
L M X J V S D
« May    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930