Estilográficas

Desde hace un tiempo, he recuperado mi afición por las plumas estilográficas. No es mi afición, o al menos no lo es hoy por hoy por las plumas de lujo, sino más bien por las herramientas de utilidad para escribir. Una pluma puede ser bonita y sencilla y a la vez un mecanismo eficaz para escribir, por eso me atraen las plumas con un sentido eminentemente práctico.

La primera que compré fue una Pilot 78G con punta F (fina). Es hoy por hoy mi pluma de batalla y la que llevo siempre conmigo. Práctica fiable y con un atractivo diseño clásico. La utilizo con tinta Waterman Azul-Negro.

Pilot 78GPilot 78G – Imagen de http://www.penaddict.com

Después un regalo, una Lamy Logo, que actualmente también utilizo a menudo, en este caso con cartuchos en azul de la propia Lamy.

Lamy Logo Lamy logo – Imagen de rakuten.com

Después han ido viniendo algunas más: varias chinas, entre ellas una Hero 100, una Ohto dude que me ha sorprendido gratamente, y están en proyecto varias japonesas más).

Inquietudes nuevas y antiguas

De vez en cuando nos apetece compartir algunas de nuestras inquietudes. La verdad es que tengo muchas y puede ser este sitio, como cualquier otro, el adecuado para compartirlas. Voy a intentar en próximas entradas compartir algunas de ellas y en la medida de lo posible dar alguna opinión que tal vez a alguien le pueda ser de interés.

Un hueco libre

Este libro de Michael Clarke: “Shin gi tai”, está siendo una revelación para mi. Su manera de entender el karate y el camino del budo, la sinceridad y a la vez la pasión con la que transmite su experiencia. Un libro 100% recomendable a cualquiera interesado en las artes marciales (cualquier arte marcial) como camino de auto realización. 

Ver la entrada original

Mono de deporte

En julio me lesioné la rodilla, lo que me ha obligado a estar todo el verano en dique seco. Correr, pádel, Aikido, todo en suspenso. Pero parece, que finalmente, tras varios altibajos, los ejercicios de rehabilitación, con un poco de bicicleta y algunas caminatas están haciendo que la cosa mejore.

De momento descarto el pádel o correr por el riesgo que conllevan para la rodilla. Creo que seguiré con la bicicleta y andando, eso si subiendo progresivamente el nivel de esfuerzo. Retomaré en principio la esgrima en breve y para principios de año espero poder también continuar con el Aikido.

Claro, todo esto siempre que me lo permitan todas mis obligaciones actuales y las nuevas que tendré el año que viene 😉

Battle of Westeros (Batallas de poniente)

Battle of Westeros

Finalmente me he decidido a pillarme este juego del que llevaba detrás un tiempo. La verdad es que la gente habla muy bien de el. Espero poder probarlo en breve y comentar algo más.

Hombres Quebrados

“A los bardos les gustan las canciones de hombres buenos que se ven forzados a saltarse la ley para combatir a un señor malvado, pero la mayoría de los bandidos se parecen más a ese Perro rabioso que al señor del relámpago. Son hombres malvados, instigados por la codicia, amargados por la vida taimada; desprecian a los dioses y sólo se preocupan por sí mismos.
Los hombres quebrados pueden ser igual de peligrosos, pero también son dignos de compasión. Casi todos son gente sencilla, hombres del pueblo que nunca habían estado a más de media legua de la casa en la que nacieron hasta que un día, un señor cualquiera se los llevó a la guerra. Mal vestidos y mal calzados, marchan tras sus estandartes, a veces sin más armas que una guadaña o una hoz, o una maza que se han hecho ellos mismos atando una piedra a un palo con tiras de cuero. Los hermanos marchan con los hermanos; los hijos, con los padres; los amigos, con los amigos. Han oído las canciones y las anécdotas, así que caminan con el corazón anhelante, soñando con las maravillas que verán, con las riquezas y la gloria que conseguirán. La guerra les parece una gran aventura, la mayor que vivirá la mayoría de ellos. »Luego prueban el combate. »Algunos se quiebran nada más probarlo. Otros aguantan años, hasta que pierden la cuenta de las batallas en que han intervenido, pero alguien que sobrevive a cien combates puede quebrarse en el ciento uno. Los hermanos ven morir a sus hermanos, los padres pierden a sus hijos, los amigos ven a sus amigos tratar de volver a meterse las tripas después de que los haya rajado un hacha. »Ven caer al señor que los llevó allí y, de repente, otro señor les grita que ahora lo sirven a él. Reciben una herida y, cuando todavía la tienen a medio curar, reciben otra.
Nunca tienen comida suficiente; el calzado se les cae a pedazos de tanto caminar; la ropa se les desgarra y se les pudre, y la mitad se caga en los calzones porque ha bebido agua que no era potable. »Si quieren unas botas nuevas, una capa más caliente o, tal vez, un yelmo de hierro oxidado, tienen que quitárselo a un cadáver; no tardan en robar también a los vivos, a los aldeanos en cuyas tierras luchan, a hombres como los que eran antes ellos mismos. Les matan las ovejas y les roban las gallinas, y de ahí a llevarse también a sus hijas sólo hay un paso. Y un día miran a su alrededor y se dan cuenta de que todos sus parientes y amigos han desaparecido, de que luchan al lado de desconocidos y bajo un estandarte que ni siquiera identifican. No saben dónde están ni cómo volver a su hogar; el señor por el que luchan no sabe cómo se llaman, pero ahí está siempre, gritándoles que formen una línea con sus lanzas, sus hoces, sus guadañas, para defender la posición.
Y los caballeros caen sobre ellos, hombres sin rostro envueltos en acero, y el retumbar de su ataque parece llenar el mundo… »Y el hombre se quiebra. »Da media vuelta y huye, o se arrastra entre los cadáveres de los caídos, o se escabulle en plena noche y busca un lugar donde esconderse. A esas alturas, los hombres quebrados ya ni piensan en volver a casa. Los reyes, los señores y los dioses les importan menos que un trozo de carne medio podrida que les permita vivir un día más, o un pellejo de vino agrio con el que ahogar sus miedos unas horas. Viven de día en día, de comida en comida; son más animales que humanos. Lady Brienne no se equivoca: en estos tiempos que corren, los viajeros deben cuidarse de los hombres quebrados, y temerlos… Pero también deberían compadecerlos.”

Extraído de Festín de Cuervos.
Cuarta novela de la saga Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin

Un año

Hoy hace un año que empecé a practicar aikido en Las Gabias. Solo puedo decir que este año me ha devuelto la ilusión por hacer aikido. Ha sido un año duro e intenso, con alguna lesión que me ha fastidiado un poco pero con muchísimas satisfacciones. Muchas gracias a mi maestro y a mis compañeros, por darme la oportunidad de aprender con vosotros.


Twitteando

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

mayo 2017
L M X J V S D
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031